Los Cambios de 2010

Lo que te voy a contar es algo que probablemente debería haber dicho hace tiempo. No es que te va a afectar a tu vida en gran manera, o aun que te afecta. Pero sí, a mi me afecta a mi vida, y para mi los cambios que vienen serán permanentes.

  • El primer cambio es mudarme
  • El segundo cambio requiere residencia permanente en la Argentina
  • Y el último cambio es acerca de familia

family.jpg

Ushuaia base de JUCUM – el lugar a donde pronto me voy a mudar.

El primer cambio es mudarme.

Ush.jpg

Durante los últimos 4 años he estado viviendo y trabajando en JUCUM Puerto Madryn. Llegué allá en 2005 para celebrar las fiestas del nuevo año de 2006, y quedé por un mes de mis vacaciones. Después, en julio de 2006, volví permanentemente y he visto mucho crecimiento en la base durante este tiempo. Hemos construido cuartos y edificios, mejorado nuestras facilidades en muchas maneras, construido páginas web y añadido internet banda ancha, además de tener muchas escuelas de entrenamiento cada año. Pero mi tiempo en Puerto Madryn ahora llega a su fin. Pronto estaré mudándome a una nueva base de JUCUM, una base pequeña que recién está empezando.

JUCUM Ushuaia es mi nuevo destino. Esta base de JUCUM recientemente abierta en 2008 sigue en la fase pionera. Uniéndome a esta base significa que habrán muchos cambios, desafíos, y aventuras para enfrentar. Esto me emociona, y es algo de que he querido ser parte desde hace el año 2006.

El segundo cambio requiere residencia permanente en la Argentina.

Argentina flag

Aunque he estado en Argentina ahora desde hace 2004, por muchos años he viajado tanto que no necesitaba preocuparme con la residencia ni con visas permanentes. Ahora, con los nuevos cambios en mi vida que vienen, esto ha vuelto una prioridad. Seguiré viajando, pero menos. El enfoque ahora será en otras responsabilidades. Actualmente estoy en el medio de una aplicación para la residencia temporaria. Esto me dará 2 años de residencia en Argentina antes de que necesitaría aplicar de nuevo. Pero ahora, con los cambios venideros, no me rinda. Solo la residencia permanente bastará.

Esto me lleva ahora al último, y más grande cambio. Se trata de familia.

My new family

Cuando hablo de familia, no estoy hablando de mis padres y hermanos, ni acerca de la familia JUCUMera, aunque ambas están muy buenas. No, esta vez familia se trata de empezar mi propia familia, que viene primeramente por conocer y gustar una chica, comprometiéndote con ella y después casándose.

Así que este año, el 2010, es el año en que me voy a casar. Conocí a Silvina Noemi Prado por un breve momento cuando visitaba Buenos Aires en agosto 2009. Hablamos por solo un minuto de cosas relacionadas a JUCUM. Me acuerdo de esa reunión solo que ella me agradaba, pero de su parecer y otras cosas no recuerdo nada.

Había estado planeando ayudar en la base de JUCUM Ushuaia con su página web y EDE de octubre 2009, pero cuando los planes de ellos cambiaron, así también los míos. Pero su página web todavía tenía que ser actualizada, y eso yo podría hacer desde cualquier lugar. Así que contactaba a Silvina acerca de este trabajo que necesitaban. Todas las llamadas entre nosotros eran solamente relacionadas al trabajo por meses. Pero un día, cuando me llamó a Silvina, nuestra conversación duró más que una hora. En aquello día algo cambió. Nuestra llamada había vuelto personal. Todavía hasta hoy no entiendo como aconteció, pero después de esto, todas de nuestras llamadas seguían siendo personal.

Silvina and me

Así que, después de enamorarme con esta mujercita por quien era ella por el teléfono, ya era tiempo a visitarla para ver si las cosas entre nosotros iban a cambiar o no. Así que en diciembre volé a Ushuaia para conocer la mujer con una personalidad tan increíble. Me sorprendió cuando descubrí que no solo era todo lo que imaginaba sino mucho más. Después de pasar la incomodidad de conocer a alguien por la primera vez que ya conocía profundamente, éramos mejores amigos y pasábamos casi todo nuestros momentos despiertos juntos.

Era durante esta semana que nuestra relación cambió. Ambos reconocimos que esto era algo para siempre. No encontraríamos otro mejor. El amor que estaba creciendo rápidamente dentro de nosotros vino acompañado por una profunda y inexplicable paz, y una certeza que Dios era parte de todo esto. No necesitábamos ser convencido más así que antes que terminó la semana, Silvina y yo habíamos comprometidos. Con el paso de cada semana desde entonces, me convence aun más de mi amor por Silvina y de su amor por mi.

Y por eso voy a mudarme a Ushuaia, y buscar la residencia permanente. Porque voy a casarme con una hermosa Argentina.

Esto es un tiempo muy emocionante, y 2010 es un año de grandes momentos.